¿DÓNDE SE ESCONDE EL TRANSMEDIA Y EL STORYTELLING?

Qué entendemos por transmedia y storytelling

Sócrates Domínguez (@Sok_D)

 

Diego Rivera, Strategy and Creativity Director en Best Relations. Conócelo mejor a través de su LinkedIn

Diego Rivera fue el responsable de la primera de las ponencias de la Jornada. Fue, asimismo, el encargado de explicar los conceptos de transmedia y storytelling. Para ello, se valió de una original presentación que también incluía aspectos transmediáticos.

Por ejemplo, en algunas de las diapositivas, había pequeñas informaciones que invitbaan al espectador a indagar un poco más, en el supuesto de que estuviera interesado, en otros casos o en aspectos interesantes de los casos expuestos. Para muestra, un botón: en una de las diapositivas se podía leer junto a un asterisco lo siguiente: “¿Quieres conocer un ejemplo curioso [de transmedia]? Busca en Google: iglesia ejemplo transmedia”

Por otra parte, horas antes de que comenzara el acto, Diego ya había dado alguna pista sobre lo que iba a hablar. Mira lo que puso en su Twitter: 

Imagen

Justamente, Don Draper, El Follonero, Tim Burton o el King de Burger King fueron algunos de los personajes utilizados como ejemplo de transmedia.

Sin embargo, para realmente entender en qué consiste todo esto, Diego Rivera apuntó 8 puntos clave. Son los siguientes:

  1. Narración. Hay una historia, un plan, un guion, y la narrativa es intencionada.
  2. Canales. Se utilizan múltiples canales, plataformas y soportes. Cada uno contribuye a contar una parte de la historia.
  3. Profundidad. La propuesta narrativa tiene diferentes niveles de profundidad. Podemos descubrir la historia por encima o sumergirnos en detalle.
  4. Usuario. El usuario decide hasta dónde llegar. No es un espectador. Puede interactuar con la historia e incluso co-crear.
  5. Experiencia. Las marcas no deben comunicar, deben generar experiencias
  6. Segunda pantalla. Cambio de hábitos. Vemos la tele con el móvil, ipad o portátil encima.
  7. Gamificación. Volvemos a ser niños. Plataformas, herramientas, entornos, discursos pasan por el filtro de la gamificación, se hacen más amables y favorecen la interacción”
  8. Emocionar. “El contenido que perdura en el cerebro no es el que se asimila de forma racional, sino el que aprendemos de manera emocional. La memoria está en el cerebro límbico, el que tiene que ver con los sentimientos”

Por si estos 8 aspectos no fuesen suficientemente claros, Diego compartió una definición de transmedia, no sólo con los asistentes al acto, sino también con todos sus seguidores en Twitter en tiempo real.

Imagen

Tras esto, la ponencia se centró en explicar el storytelling. Para ello, también aportó una definición:

Imagen

En cuanto al storytelling, se valió de algunos ejemplos, como el de Salty.

Imagen

Salty fue un personaje creado por la marca Knorr. Era un salero que se sentía sólo e inútil porque los nuevos productos Knorr tenían tal sabor que no necesitaba de condimentos ni de sal. Triste, decide marcharse de casa para buscar un lugar donde poder sentirse querido. En su periplo, vive mil aventuras.

Si te apetece conocer las historias de Salty, haz click sobre su foto.

Fue así, aplicando recursos del transmedia y el storytelling, que Diego Rivera introdujo estos términos para que, sobre ellos, luego se construyera la jornada. Además, regaló a los allí presentes un simpático juego de mesa sobre comunicación. Si quieres ver cuál fue, busca en la sección de Fotografías de este blog.

¿Y TÚ ME LO PREGUNTAS? TRANSMEDIA ERES TÚ

“Transmedia y marca”, ponencia de Gonzalo Martín, Director de Territorio Creativo

Celia Fernández-Sesma Becerra (@celiafsesma)

 

Con esta frase puso el cierre Gonzalo Martín a la segunda ponencia de las IV Jornadas de Comunicación Corporativa 2.0. Si los conceptos que ocupaban la temática de estas jornadas -Storytelling y Transmedia- ya suscitaron interrogantes entre los asistentes (especialmente entre los estudiantes), el director de la agencia consultora Territorio Creativo quiso cerrar su ponencia con la advertencia de que éramos todos nosotros los que generábamos los quebraderos de cabeza de empresas y medios a través de nuestra actuación en el universo 2.0.

Gonzalo trajo a estas jornadas un verdadero manual de actuaciones correctas para las marcas en todo lo relacionado al arte de crear historias y difundirlas por todos y a todos lados; pero más allá de eso, rompió todos los mitos o todo lo que al menos pensábamos tener claro en lo relativo a estos conceptos de la comunicación. Y por si pudiéramos dudar de sus “advertencias” sobre esta antigua/nueva tendencia, Gonzalo vino con casos que hemos vivido en nuestras carnes y en los que incluso hemos estado inmersos y hemos ayudo a alimentar y hacer crecer.

  • Las claves de su ponencia se pueden fijar en los siguientes cinco puntos:

1. El transmedia es algo que siempre ha existido 

Para empezar captando la atención, nada mejor que demostrar que todo lo novedoso que podía parecer el Transmedia, el Storytelling, el Crossmedia y demás “media”, en verdad estaba ya más que inventado y utilizado.

El visionario de todo esto fue Henry Jenkins, quien demostró que el concepto de transmedia estaba en todas aquellas franquicias hollywoodienses (Star Wars, Matrix, la saga de James Bond…) y que el verdadero éxito sólo iba a residir en el momento en que el uso de diversas herramientas (libros, películas, comics, videojuegos…) sirviera para crear un universo Star Wars, Matrix y demás, y no en repetir y repetir la misma historia en diferentes sitios. La franquicia transmediática siempre ha estado ahí.

2. Estamos haciendo transmedia queriendo y sin querer 

Y es que si hablamos de que el transmedia siempre ha existido, llegamos a la idea de que estos universos de historias siempre han estado a nuestro alrededor y que son las personas las que los transforman. Nosotros hacemos y deshacemos historias.

Pero no sólo somos nosotros creadores sin quererlo o queriendo, sino que además estamos ante una nueva filosofía, la del software libre. Gonzalo Martín lo definió claramente con una idea “muy democrática”: hay nodos más o menos grandes, canales más o menos grandes, pero todos somos consumidores y autores.

3. La tecnología es clave para el estado de retroalimentación que supone el universo transmedia 

Uno de los miedos que marcas, empresas y cualquier interesado en propagar una idea tiene que perder es el de salir del canal convencional y empezar a expandirse por diversos sitios, e incluso ir más allá y dejarse ayudar por “desconocidos” para que su historia crezca

La serie Lost es uno de los casos de cómo las relaciones entre autores y público han cambiado. Los guionistas trataron de mantener la atención de sus fans a través de quebraderos de cabeza y juegos de pistas y los usuarios comenzaron a controlar el universo Lost al crear relatos nuevos e interpretaciones de la historia.

También se habló del caso “Gracias Sara” (Sara Carbonero), el cual demostró que somos nosotros los que tenemos el poder de propagación en nuestras manos y en conseguir hacer algo realmente transmediático. No hay que olvidar un aspecto que se ha demostrado en la mayor parte de estos casos: el ingenio es lo que conecta a las personas y puede hacer que la historia más aburrida y banal sea interesante por la conversación que genere y las otras historias que pueda crear.

4. El transmedia ayuda a la explotación y consumo mercantil de la cultural

Henry Jenkis lo avisaba en su biblia del transmedia “Convergence Culture”: el transmedia está totalmente relacionado con la explotación cultural, con el consumo de productos de forma masiva.

Y en la nueva era 2.0, todas las estrategias como Twitter, que a simple vista no suponen ganancias directas al interesado, permiten activar al público y empujarles a donde se gana realmente dinero. El ejemplo más claro son los hangstag de las series de TV: enganchan al espectador a una conversación que está teniendo lugar en Twitter pero que tiene su origen en lo emitido por televisión.

5. El reto es promover el transmedia dentro de un control 

Y por último, el gran quebradero de cabeza de las marcas. La realidad de todo vale, cualquiera vale y todo es posible deja fuera de control la imagen y la historia y valores que quiera contar como marca.

Este debate tan actual, sobre todo después de sucesos como el del control que Unidad Editorial hace del trabajo de sus periodistas en la red, demuestra que la disputa no está en si prohibir o no el uso de redes sociales a mis empleados porque prohibiéndolo estás perdiendo la cercanía y el poder de conversación que eso supone entre mis trabajadores y mis usuarios. Nadie como mi gente para saber contar cómo es mi marca y para dirigirse personalmente a aquellos que se interesen por dicha marca. La plena libertad con tanta tecnología de por medio trae riesgos, el riesgo de que el usuario coopere contigo o, en cambio, vaya a por ti.

Esto es un riesgo que se puede asumir, y que no queda otra opción que asumir. Impedir ese efecto de propagación entre el público es imposible a día de hoy y con lo que tenemos hoy a nuestra disposición. La cuestión no es la tecnología que se deje usar o no, sino el uso que se hace de ella.

                                                                                                          .           .           .           .

UN CLIC PUEDE CAMBIAR EL MUNDO

La importancia del storytelling. Del marco al relato, el caso de Change.org

Carla García Entisne (@Carla_Entisne)

“Hace unos años, si uno quería liderar una petición de cambio de algo era muy complicado, y aunque se pudieran reunir los apoyos suficientes, posiblemente no se conseguiría nada. Gracias a Internet y a plataformas como Change.org, es fácil crear una petición y que a las dos horas se viralice y miles de personas conozcan el caso y lo apoyen”. Así es como presenta Albert Medrán, Change.org, la plataforma de la que es Director  de Comunicación y cuya misión principal es llevar a los despachos de políticos, empresarios o cualquier persona que pueda interceder, un problema planteado por un ciudadano. La IV Jornada de Comunicación Corporativa 2.0, Transmedia y Storytelling es escenario de dos historias que contribuyeron a cambiar dos aspectos de la sociedad, a través de esta organización.

Change.org se define como una plataforma abierta que permite que cualquier persona, en cuestión de 30 segundos, pueda realizar una petición sobre un tema que realmente le preocupe, para darle visibilidad pública y que miles de personas lo apoyen. A través de un correo electrónico se envía esa petición a una persona que la estudie y acabar poniendo el problema sobre la mesa de un político o un empresario.

Esto supone un giro de 180 grados en la forma de abordar los problemas. “Hasta el momento, hemos creído que los grandes problemas necesitaban grandes soluciones. Que debía haber una macro reunión de los líderes mundiales para cambiarlo todo a la vez, y como esto es muy complicado, en realidad la solución no llega nunca.” Pero Albert Medrán piensa que todo problema tiene centenares de ramificaciones y que desde Change.org y otras plataformas similares, se intenta mejorar una pequeña parte de ese problema para llegar a la solución final.

Luis Aguado, el Responsable de Prensa de Change.org España, equipara la acción de esta organización con el caso Marcelas Owens, un niño estadounidense de 11 años que perdió a su madre enferma porque no tuvo derecho a asistencia sanitaria. De esta forma, cuando Barack Obama firmó la reforma de la sanidad, lo hizo con Marcelas al lado, lo que recalcaba que “al firmar la ley, ningún niño volverá a pasar por el sufrimiento de Marcelas”. Esta historia está perfectamente contada, empieza en un relato personal y acaba en la reforma de toda una ley, para que 40.000 personas más no tengan que pasar por lo mismo. Y con los creadores de las peticiones en Change.org ocurre exactamente igual. Son sujetos con unas historias personales, que en un momento determinado, con un contexto determinado, deciden realizar una petición. El éxito de esta operación radica en el apoyo popular que encuentre y en que los medios de comunicación se hagan eco de la noticia.

El caso Miguel Montes Neiros es un claro ejemplo de lo que venimos contando. Montes Neiros era el preso más antiguo de España. Había sido condenado en 1976 por desertar del ejército y venía acumulando condenas por delitos menores e intentos de fuga. La familia de Miguel había realizado una petición en Change.org para que se le concediera el indulto, pero, al principio, no consiguió mucho apoyo. La historia da un vuelco cuando el 25 de noviembre de 2011, el Gobierno de Zapatero indulta a tres personas: un banquero y dos empresarios que habían estafado alrededor de 25 millones de euros. En ese momento, en las conciencias colectivas comienzan a fraguarse las siguientes preguntas ¿Por qué se le da indulto a estas personas? ¿Habrá alguien en la cárcel que lo merezca más?. Tanto es así, que tres días más tarde, la causa Miguel Montes Neiros cuenta ya con 40.000 firmas. El resultado es que el 16 de diciembre se le da un indulto parcial. La familia sabía que este caso necesitaba un broche final, y con una segunda petición pública y más de 20.000 firmas, Montes Neiros consigue el indulto total el 20 de enero de 2012, y el 15 de febrero salió de la cárcel.

Elena Alfaro

“La obligación de todo ciudadano, por el simple hecho de ser ciudadano, es intentar mejorar la sociedad en que vive, con aquello que mejor puede hacer”. Elena Alfaro viene de una numerosa familia de quince miembros y asegura que su madre siempre les pide ayuda ante cualquier problema. Lo último que les pidió fue que colaborasen para ayudar a comprar libros de texto de primaria a padres que no podían hacerse cargo de este gasto. Y Elena cuenta que se indignó mucho al pensar en la angustia que deben sentir unos padres cuando un septiembre no pueden comprar los libros que sus hijos necesitan para el colegio. 

Así que decidió buscar una solución práctica y proponer este problema en Change.org. “La realidad es que no hay dinero, por lo que hay que buscar una solución realista”. Así, Elena Alfaro dio dos ideas: Por una parte, que los ciudadanos reutilizaran los libros de texto, porque no tenemos una cultura de reciclaje de libros debido a que el material escolar español no está diseñado para eso. Y, por otra, que las editoriales elaboraran unos libros de texto que fuesen reutilizables, que mantuvieran el temario necesario para cada curso académico, y que su precio no fuese superior a las subvenciones que ofrecen para pagarlos. De esta forma se respetaría la libertad de cátedra porque cada colegio podría elegir qué libros utilizar, y todos cumplirían con estas condiciones.

Una vez propuesto, la bola de nieve empezó a rodar, y en la actualidad hay 113.000 personas que han firmado, y que se han puesto en contacto con ella. Aunque el número de ciudadanos que puede conocer la petición es mucho mayor, ya que el tema ha sido parte importante de las agendas de los medios. Pese a las decepciones, que las ha habido, las alegrías cuentan el doble, y sobre todo, esas personas que le han mostrado apoyo, cariño y que le han regalado su trabajo. Así, asegura, “se contagia el espíritu de colaboración y de cambiar las cosas”.

Pablo Herreros

“Necesitamos un cambio clarísimo, no puede ser que la bajeza de los programas de televisión inunde nuestros salones. Nuestros hijos no pueden crecer pensando que ser delincuente merece la pena”. Pablo Herreros es hijo de un prisionero del franquismo. Un militar que luchó por traer la democracia a España. Y Pablo, que estudió Periodismo, sabe muy bien lo valiosa que es la libertad de expresión, porque su padre se jugó la vida por ella.

  Cuenta que, cuando hace 10 años, algo le sobrecogía escribía cartas a los periódicos, que            leía muy poca gente. Pero cuando ocurrió el caso de La Noria, estábamos inmersos en un sistema tan líquido, que cualquier queja pueda llegar en cuestión de segundos a cualquier persona. “Hay que quejarse menos en el aire, y más de una forma pragmática y poniendo soluciones”.

Cuando vio a la madre de “El Cuco”, unos de los principales acusados de esconder el cuerpo de Marta del Castillo y de entorpecer la investigación, en el plató de La Noria, decidió que habíamos llegado a un punto en el que no hacer nada nos convertía en cómplices de los contenidos cada vez más denigrantes de la televisión.

 

“Estas son las marcas que patrocinaron a la madre de un criminal” es el post que publicó en su blog. Anteriormente, quiso ponerse en contacto con el Gobierno y los empresarios de Telecinco, pero sus intentos fueron en vano. Decidió, entonces, cambiar la estrategia, y poner el foco en las marcas, de una manera muy dura, a la vez que muy respetuosa. Publicó una carta en Actuable  donde afirmaba que las marcas habían pagado 9.000 euros a la madre de un chico acusado de esconder un cadáver; y gracias a ese delito se habían salvado de la cárcel muchas otras personas. Esto removió las conciencias de miles de personas, que no dudaron en apoyar la causa.

Se recogieron 30.000 firmas en muy poco tiempo, y sucedió algo inédito. En vez de un centro de poder, había 50 centros de decisión, las 50 marcas que, en ese momento, operaban con La Noria. Esto provocó que, al decantarse unas, tuvieran que hacerlo también las otras. Campofrío fue la primera que se tiró a la piscina y bajo un comunicado muy responsable, retiró la publicidad del programa. Animó a aquellas marcas que se encontraban dubitativas a elegir el camino de la sensatez y a esto, contribuyó, sin quererlo, el presentador del programa Jordi González al reaccionar de forma muy inadecuada publicando lo siguiente: “Una marca de embutidos ha visto la posibilidad de una campaña de imagen que le sale gratis y la ha aprovechado”.  Las marcas se lo tomaron como un insulto y las que aún no se habían posicionado, abandonaron el apoyo a Telecinco y se unieron a la retirada de publicidad de La Noria. Un detalle importante del éxito fue que los medios de comunicación publicaron abordaron este tema durante meses.

Pablo Herreros asegura que la crítica no era por realizar la entrevista, si no por hacer negocio de un delito. Telecinco habría tenido la oportunidad de su vida, si hubiese pedido disculpas públicas y prometido que sería la primera televisión en no volver a pagar a un delincuente. Sin embargo, no lo supieron ver, y en dos semanas, La Noria se quedó sin anunciantes. Un éxito sin precedentes en la historia de España conseguir, a través de una petición por Internet, que un programa de máxima audiencia nacional se quede sin marcas patrocinadoras, y culminar con su cierre, que sucedió el 25 de abril de 2012.

La labor iniciada no finalizaba aquí, si no que quería cambiar totalmente el paradigma televisivo actual. Aunque se reunió con el 95% del Congreso y la propuesta llegó al Senado, no ha tenido de momento más éxito político. El Gobierno actual, el Partido Popular, ha desestimado la reforma televisiva porque afirma que ya hay mucha legislación sobre el asunto, pero Herreros cree que lo que realmente les ocurre es que “no pueden entrar en una guerra con las televisiones en una legislatura en la que las necesitan más que nunca”. El caso es que no volveremos a ver a un asesino o un familiar haciendo negocio a costa de su delito en la televisión. Y es un paso muy importante. El periodista ejecutor de esta admirable campaña, rescató una frase de Mafalda como resumen de toda su acción: “una pulga no puede picar a una locomotora, pero puede llenar de ronchas al maquinista”.

 Muchas personas se preguntarán si es posible lograr algo a través de Internet, mientras están sentados en el sofá de su casa. Y otras muchas se mostrarán escépticas y creerán que esto es imposible. Pero lo cierto, es que casos como los de Elena Alfaro y Pablo Herreros, nos demuestran que sí, que hay clics que cambian el mundo.

LO MÁS DESTACADO DE TWITTER:

EL LADO MÁS HUMANO DE LA TECNOLOGÍA

‘Ahora te toca a ti’, app para la ONG ‘Colabora Birmania’, ponencia de Fernando Lázaro.

Nerea Campos Godoy (@Astralner).

“¿Cómo imaginarías una APP si nunca hubieras visto un smartphone? Es una reflexión interesante. ¿Y si tampoco tuvieras acceso a otras tecnologías mucho más básicas? La cosa se complica. ¿Y si además fueras un niño?”. Así comienza la descripción de la última campaña publicitaria, de carácter solidario, que  la agencia publicitaria digital BtoB ha realizado. Para hablar sobre ella en las Jornadas acudió Fernando Lázaro, socio fundador de la misma, como representante.

Cada año la agencia dedica una parte de sus beneficios para contribuir a una buena causa, por lo que esta vez se pusieron en contacto con la organización no gubernamental ‘Colabora Birmania’. Desarrollaron una acción conjunta, tanto la ONG como la agencia, para ayudar a los niños birmanos desplazados en Tailandia con el fin de darles una educación y unas oportunidades más justas en la vida.  Para ello crearon una página web, ahoratetocaati.org, con la que han promovido la campaña solidaria y desde la que se puede descargar la aplicación para Smartphone dentro de la misión ‘Ahora te toca a ti’. Desde ella los donantes colaboran con la organización aportando su granito de arena y se pueden informar en profundidad de las actividades concretas a las que se dedica la ONG, conocer a cada uno de los niños y estar al día de todas las novedades.

Con este idea, el equipo de Lázaro y la ONG se desplazaron hasta Mae Sot, un pueblo tailandés que se encuentra a 4 km de la frontera con Birmania. Los birmanos cruzan el río que hay en mitad de ambos países para pasar la frontera, refugiándose de la pobreza y la opresión de su país, como explica la ONG. La agencia descubrió, gracias a ‘Colabora Birmania’, un lugar exótico en el que los niños contaban con pocas perspectivas de llegar a tener una educación.

Jugaron con ellos, les enseñaron cómo funcionaban los teléfonos inteligentes, las tablets y los ordenadores y, a partir de ahí, fueron los propios niños quienes diseñaron los iconos de la app dibujándolos en el suelo. El sistema para colaborar con ellos es muy sencillo, con los micropagos que aportan los usuarios se puede ir comprando poco a poco un autobús o un libro.  Aunque este vídeo ilustra el proceso mucho mejor:

Al volver a España, muchos famosos se unieron a la causa y la promocionaron con unos vídeos, que también se encuentran en ahoratetocaati.org, como Vicente del Bosque, José Mota, Pedro Piqueras, Fernando Tejero, Santi Rodríguez, Beatriz Rico, David Cantero, José Luis Gil e Isabel Jiménez.

Es una forma de hacer storytelling, de acercar muchísimas historias a las personas que colaboran, una por cada niño birmano que necesita ayuda y, también, de hacerlo de manera más amena y divertida. Igualmente, se explica la labor de esta ONG mediante distintas plataformas tecnológicas, como la aplicación, su web o los vídeos, o lo que es lo mismo, transmedia.

Con  esta acción solidaria se puede realizar tanto un posicionamiento de marca como  un uso de la tecnología de una forma más humana y, así, las campañas publicitarias llevarán siempre ese hilo de comunicación que se ha convertido en su imagen, explicaba Lázaro. Porque “¿por qué no cambiar la forma en que las personas interactúan y colaboran con una ONG?”.

Tweets destacados de la ponencia:

NOSOTROS SOMOS EL TRANSMEDIA

Mesa redonda: Evolución de la comunicación corporativa transmedia.

JUAN LUIS FERNÁNDEZ LÓPEZ (@juanlu_FL)

Primero fue el auge de las redes sociales, luego el story telling, luego la realidad aumentada… ahora el transmedia. Los clientes se agobian porque no pueden predecir lo que va a ocurrir, no se dan cuenta de que el mundo no cambia, muta”. Así resume Dionís Guzmán, Director General de Wöwbile y responsable de la Mobile Marketing Association, la situación en el mundo empresarial y comunicativo. Y es que la actual revolución tecnológica ha sumido al sector en una espiral de ansiedad por anticiparse al futuro. Sin embargo, aquí solo vale el “aquí y ahora”, el detectar las oportunidades del momento.

Pero antes, para entender el fenómeno transmedia hay que echar la vista atrás y ver que, en el fondo, el concepto no es nada nuevo. El objetivo histórico de empresas, instituciones y público siempre ha sido el mismo: contar y escuchar historias, convencer con ellas. Miguel Vázquez, director de Proyecto (Mediapro), expuso ante el público que asistió a las IV Jornadas de Comunicación Corporativa su primer contacto con el transmedia. Este tuvo lugar en los años 70, en la Universidad de Navarra. Cientos de jóvenes organizaron muestras de teatro callejero, decorando la calle con estatuas de policía en cartón-piedra como muestra de crítica hacia el Régimen. “Ello hizo que muchos de ellos dieran con sus huesos en la cárcel, ese era el precio de la libertad. Sin embargo, permitió que multitud de historias creativas convivieran en la calle”, Vázquez había dado con la clave del transmedia: la libertad para contar historias. Una libertad de expresión que tiene que sobrepasar los umbrales del sistema político, tiene que ser una actitud adoptada por las empresas.

Pero… ¿qué es el transmedia? Teóricamente, el término designa la capacidad de contar historias a través de diversos canales (tradicionales y nuevos) que se complementan. Sin embargo, Diego Rivera, director creativo de Best Relations, lo sintetiza más: “transmedia sois vosotros. Transmedia es cada relato personal que desarrolláis a través de Twitter y Facebook, y lo compartís con vuestros amigos”. Efectivamente, el concepto no es un invento sino una forma de comunicación que se refleja los nuevos hábitos del público, el cual no demanda mensajes unidireccionales, ni tan siquiera conversación… ahora quiere formar parte del mensaje.

La clave está en sacar rendimiento mercantil a la idea. “Nuestro  objetivo pasa por usar estas nuevas herramientas para dar una solución a un problema empresarial, de conectar de forma más efectiva con el consumidor”, comenta Dionís Guzmán. Una solución que pasa por la localización de nichos de mercado y la exploración de tendencias. Quizá la más destacada hoy en día sea la comunicación móvil, dado que España es el país de la UE con mayor índice de penetración de smartphones. Sin embargo, algo chirría en todo ello. “No puede ser que, siendo líderes en uso de smartphones y consumo de vídeo móvil estemos a la cola en inversión”, lamenta el responsable de la Mobile Marketing Association. Efectivamente, parece que en nuestro país cunde la pasividad y el pesimismo, acrecentados ambos bajo el paraguas de la crisis económica. La mejor receta contra ello es la creatividad, la valentía empresarial y la agudeza para detectar oportunidades.

Dicho espíritu se debe fomentar desde la base a futuros profesionales del sector. “Es fundamental que en la universidad se instruya en creatividad. Lo primero es enseñar cómo contar historias y usar los sentimientos para transmitir mensajes. Lo segundo es conocer cada una de las nuevas herramientas, para optimizar los recursos”, enfatizó el consultor Michael Novack. El camino que marca el presente y el futuro ya está señalado y somos nosotros, las nuevas generaciones, los encargados de recorrerlo. Al fin y al cabo “nosotros somos transmedia”.

Transmedia y Storytelling

IV Jornada sobre COMUNICACIÓN CORPORATIVA 2.0

El Aula Magna de la uc3m acoge mañana 19 de octubre esta IV Jornada sobre Comunicación Corporativa 2.0, que estará dedicada al mundo del Transmedia y el Storytelling. Durante toda la mañana cinco mesas redondas de expertos de diversos sectores corporativos darán su visión y explicarán su experiencia en este campo.

Cartel oficial de la IV Jornada de Comunicación Corporativa 2.0